¡Su solicitud para Endpoint Protector ha sido enviada!
Uno de nuestros representantes se pondrá en contacto con usted lo antes posible para programar una demo.
Demostración gratuita y personalizada para satisfacer sus necesidades
Uno de nuestros representantes se pondrá en contacto con usted en breve para programar una demostración en vivo. Responderemos a sus preguntas, abordaremos sus inquietudes y adaptaremos la demostración a sus necesidades.



* No compartimos su información personal con nadie. Consulte nuestra Política de privacidad para más información.
¡Por favor utilice una dirección de correo electrónico válida!
Miles de clientes globales
ya usan nuestro producto.
Con la confianza de empresas de todos los tamaños, de todas las industrias. Fortune 500 empresas, universidades, gobiernos, bancos, medios de comunicación y más.
Únete a ellos

Trabajo remoto, protección de datos y cumplimiento normativo durante la crisis de COVID-19

El coronavirus COVID-19 ha sido declarado oficialmente como pandemia por la Organización Mundial de la Salud. Por este motivo, las empresas de todo el mundo han decidido que sus empleados trabajen desde casa para proteger su salud y apoyar las medidas gubernamentales destinadas a frenar la propagación del virus. Sin embargo, aunque numerosas organizaciones hayan estado explorando durante mucho tiempo las posibilidades que ofrece el trabajo remoto, pocas han permitido que todos sus empleados trabajen desde casa al mismo tiempo durante largos períodos de tiempo.

La nueva realidad impuesta por la actual crisis sanitaria es que toda la fuerza laboral de muchas empresas trabajará remotamente bajo medidas de cierre durante semanas, con la posibilidad de que la situación se extienda durante todos los meses de esta primavera y principios del verano.

Algunas organizaciones han estado más preparadas que otras para esta eventualidad y llevan creando planes de emergencia y continuidad de los negocios desde hace mucho tiempo. Sin embargo, muchas otras han elaborado un plan de trabajo desde el hogar precipitado que, si bien está destinado a garantizar que los empleados puedan continuar desempeñando sus funciones durante la crisis, a menudo no tiene en cuenta dos puntos vitales: la protección de datos y el riesgo de incumplimiento de las legislaciones en materia de protección de datos.

Protección de datos mientras se trabaja de forma remota

Muchas estrategias de protección de datos se centran en las redes de la empresa y, por lo tanto, están restringidas a los perímetros de la oficina. Esto significa que todos los dispositivos que abandonen la oficina para trabajar de forma remota perderán la mayoría de sus políticas de protección y cumplimiento normativo una vez que estén fuera del lugar de trabajo.

Una manera de garantizar que las políticas de protección de datos permanezcan vigentes incluso cuando los empleados trabajan de forma remota es aplicarlas en el punto final, lo que significa que el software de protección de datos se instala directamente en los dispositivos en lugar de la red. De esta forma, las políticas permanecerán activas sin importar dónde se encuentren los dispositivos. Esto es ideal, especialmente para las empresas que no han tenido tiempo de configurar una red privada virtual (VPN), y los empleados tendrán que usar sus propias redes WiFi privadas para conectarse a Internet.

El cifrado también es una parte esencial del trabajo remoto seguro, garantizando que, si los dispositivos son robados u olvidados fuera de la oficina, cualquier persona que los encuentre no pueda acceder a sus datos. Muchos equipos vienen con herramientas de cifrado nativas, y se recomienda a las empresas que soliciten a sus empleados usarlas.

Cumplimiento normativo trabajando en casa

Dado el estado de emergencia, el cumplimiento normativo ha pasado a segundo plano por las consideraciones que rodean el bienestar de los empleados y la necesidad de continuar las operaciones empresariales de forma remota. Este instinto de pasar por alto la protección de datos en caso de circunstancias extremas va en contra de uno de los principios fundamentales de la nueva ola de legislación de protección de datos encabezada por la Regulación General de Protección de Datos (GDPR) de la UE: la protección de datos por diseño y por defecto. Esto significa que la protección de datos ya no es una idea de último momento que las empresas puedan elegir incorporar en sus estrategias dependiendo de una cierta situación, sino que debe ser una de las bases de las operaciones empresariales.

Trabajar de forma remota, especialmente para organizaciones sin planes de trabajo remotos sólidos, significa que los datos serán más vulnerables. Es probable que las personas desconocidas malintencionadas aprovechen este caos y los ataques externos aumenten. Los empleados, liberados de las políticas restrictivas de las redes de la empresa, también pueden disminuir sus prácticas de seguridad y poner en peligro los datos que se llevan a casa.

Herramientas como las soluciones de Prevención de Pérdida de Datos (DLP) aplicadas a nivel del punto final pueden apoyar el cumplimiento normativo remoto a través de su enfoque en categorías especiales de datos protegidos por la legislación de protección de datos en lugar de enfocarse en los dispositivos generales en los que se almacenan los datos. Al aplicar políticas directamente a los datos confidenciales, las herramientas DLP ayudan a las empresas a monitorear y controlar la transferencia y el uso de la información personal de forma remota, asegurando que esta información no se envíe fuera de la empresa ni se transfiera a servicios de terceros no autorizados.

Cómo puede ayudar Endpoint Protector

Las empresas a menudo creen erróneamente que la implementación de soluciones DLP es un proceso largo y complicado y no se puede aplicar con poca antelación en caso de necesidad urgente. Esto no podría estar más alejado de la verdad.

Endpoint Protector se puede implementar de forma remota en 30 minutos o menos y solo requiere una conexión a Internet para la instalación. Siempre ha estado en la cima de nuestras prioridades que Endpoint Protector sea una solución fácil de usar, lo que significa que nuestro producto también puede ser manejado fácilmente tanto por personal técnico como no técnico.

Endpoint Protector ha sido una solución multiplataforma desde que se desarrolló por primera vez y es una de las pocas soluciones DLP en el mercado que ofrece paridad de características para Windows, macOS y Linux. Por lo tanto, las organizaciones pueden obtener las mismas características y el mismo nivel de protección para un equipo, independientemente del sistema operativo en el que se esté trabajando.

Con políticas predefinidas para la legislación de protección de datos como GDPR e HIPAA que se pueden aplicar a los datos en reposo y en movimiento, Endpoint Protector ayuda a cumplir con el cumplimiento normativo mientras se trabaja en casa. Nuestra solución garantiza que, en estos tiempos de crisis, las empresas mantengan sus datos seguros y no se vean afectadas por las filtraciones de datos y posibles multas de las autoridades de protección de datos de todo el mundo.

Deja una respuesta

avatar